La tecnología sin cables o wifi ha supuesto todo un adelanto en el mundo de internet y los ordenadores. De hecho, casi 11 millones de personas en España acceden a Internet a través de wifi y hay ya unos 200 municipios considerados wireless, lo que supone poder acceder a internet desde cualquier punto sin necesidad de cables. Así las cosas, cabe preguntares si el wifi puede tener algún riesgo para la salud.

El riesgo del wifi, un gran desconocido

Lo cierto es que el wifi utiliza el mismo rango de frecuencia usado por los teléfonos móviles. Y tanto las torres de telefonía móvil como la radiofrecuencia de los móviles emiten radiación, por lo tanto, cabría pensar que las redes wifi también lo hacen. Por otro lado, hay que tener en cuenta que este tipo de redes utilizan una baja intensidad, lo que hace suponer que no tiene por qué producir riesgos para la salud. El problema es que no hay datos claros y concluyentes, es más, hay estudios que aseguran que el uso del wifi puede ser perjudicial y otros que no, como es el caso de la Organización Mundial de la Salud, que no considera que las redes wifi supongan peligro de ningún tipo.

Redes wifi, fuera de los colegios

Lo cierto es que las cosas no están claras, y son tantos los que aseguran que las redes wifi son un peligro como los que tienen claro que no. Sin embargo, si las torres de telefonía móvil no deben estar cerca de los colegios, ¿qué pasa con las redes wifi? Ante la duda, son muchos los padres de alumnos de Gran Bretaña que están exigiendo que se retire el wifi de los colegios en los que estudian sus hijos. Además, el consejo de Europa está estudiando la posibilidad de prohibir tanto los móviles como el wifi en los colegios, debido a las señales electromagnéticas que emiten y que podrían suponer un riesgo para la salud infantil.

Consejos para evitar riesgos

Al parecer, las cosas no están claras y por eso, lo mejor es poner en marcha algunos sencillos consejos para reducir al máximo los riesgos del wifi para nuestra salud, en el caso de que fuera perjudicial. Por ejemplo, nunca hay que trabajar con el portátil sobre las piernas, sino encima de una mesa. Además, lo mejor es colocar el router bastante alejado del lugar de trabajo, manteniéndolo lo más lejos posible de la habitación de los niños. Además, para reducir el número de radiaciones, es muy aconsejable desconectar el wifi durante la noche.