Más que todo, el público espera de una compañía o organización que tenga un sitio web.

 

 

Hoy en día, es raro encontrar a alguien que no utiliza Internet para buscar información para su uso personal o profesional. Más del 75% de la población tiene acceso a Internet y el 85% lo utiliza para encontrar servicios y productos.

Incluso si tus clientes son locales o si tus actividades requieren relación personal con tus clientes, las estadísticas no mienten: un sitio web profesional es una necesidad para todas las empresas, cualquier sea su tamaño.

A continuación, algunos ejemplos de éxito de una página web que te permite obtener un excelente retorno sobre la inversión en un sitio web:

 

ADQUIRIR NUEVOS CLIENTES

Como la mayoría de las personas realizan sus búsquedas en Internet, tener una presencia en Internet es necesario para permitir que estos clientes potenciales te conozcan. Un sitio web puede ayudar a hacer la diferencia con tus competidores y ganar nuevos clientes. Una dirección web fácil de recordar permite a tus clientes recomendar tu negocio a sus propios conocidos y amigos (este es el aspecto viral de la página web).

 

OFRECER UN MEJOR SERVICIO AL CLIENTE

En un mercado cada vez más competitivo, la diferencia más entre tú y un competidor podría ubicarse en un mejor servicio al cliente. No sólo deseas responder rápidamente a tus clientes, pero también deseas mantener una relación proactiva con ellos. Un sitio web puede ayudar a lograr ambos objetivos a través de las páginas de información, formularios de contacto, noticias , 24 horas 24, 7 días sobre 7, 365 días al año…

 

 

ENCONTRAR NUEVAS FORMAS DE VENDER

Un sitio web te puede ayudar en la creación de un nuevo canal de ventas, que esto es realmente una canal de ventas por sí mismo. Es sencillo y económico para crear un catálogo que presenta los productos y servicios de tu empresa. Estas nuevas formas de vender añaden otra dimensión a tu negocio sin necesidad de cambiar sus formas. Aunque tengas una tienda u oficina, puedes vender tus productos en línea, o presentar tus actividades.

De todos modos, una página web ofrece a los clientes una nueva manera de ponerse en contacto contigo.

 

 

REDUCIR LOS COSTES

Los costes de comercialización pueden ser altos: imprimir folletos, documentos, instrucciones, que pueden convertirse rápidamente en obsoletas. Un sitio web puede, por su parte, actualizarse de forma rápida y en cualquier momento. Esto no sólo ahorra en costes de impresión y franqueo, sino que también acelera el tiempo necesario para enviar la información actual.

Si utilizas herramientas tradicionales de marketing (folletos, anuncios, radio …), también agregar la dirección de tu sitio web, permitirá acortar tus mensajes y mandar a los clientes potenciales en tu sitio web para obtener más información.

Las empresas a menudo pierden el tiempo y la energía para proporcionar la misma información de manera repetitiva, por teléfono o en persona. Poner en tu sitio web una página que proporciona respuestas a las preguntas más frecuentes ahorra tiempo y clientes satisfechos del acceso rápido a la información.

Con un sitio web efectivo, puedes obtener más resultados con menos recursos.

 

OTRAS COSAS A TENER EN CUENTA …

En lugar de buscar en la guía telefónica, la gente va en Internet a buscar un servicio o un producto. Si no encuentran tu sitio, van a encontrar el de tus competidores.

Ninguna empresa opera sin un teléfono. Un sitio web – con los servicios que propone – es igualmente tan importante como el teléfono sobre todo para una empresa del siglo 21.

 

 

Los precios varían, dependiendo de las características específicas de cada sitio. Pero si tenemos en cuenta los beneficios que – incluso el más simple de los sitios web – te puede dar, la cuestión no es “¿Puedo permitirme el lujo de tener un sitio web?” sino “¿Puedo permitirme no tener uno?”.